¿Alguna vez has conocido a alguna persona que siempre está buscando alguna oportunidad de negocio en la cual emprender? Un día están desarrollando una idea de restaurantes veganos, la próxima vez que los vuelves a ver tienen su propio criadero de carne orgánica y la siguiente vez al encontrarse y hablar de proyectos está trabajando en la organización de fiestas para quinceañeras. Muchas veces a este tipo de personas que prueban diferentes proyectos y no terminan de comprometerse con ninguno se les conoce como “emprendedores”, pero esto es una concepción incorrecta.

Ser emprendedor no significa que la persona va a estar plantando pequeñas semillas de negocios en un lugar y luego en otro. Al contrario, un emprendedor planta su semilla y se queda para cuidarla y verla crecer. En el momento en que esa semilla se ha convertido en una planta fuerte y fructífera (o al menos está bien encaminada a serlo) puede diversificar su atención a otra semillita diferente porque se ha convertido en un empresario y una de las características de estos es la diversificación.

Para encontrar tu tipo de negocio ideal si tienes en mente la idea de emprender, no necesitas estar de flor en flor hasta encontrar la indicada. Esto puede que le funcione a algunas personas, pero es un método mucho más lento, que además requiere de mayor cantidad de recursos. Para ayudarte un poco en esta área, échale un vistazo a este listado de negocios pequeños pero rentables que puedes comenzar con poco dinero.

Ese listado no es obligatoriamente para que pongas en práctica uno de esos negocios, pero sí pueden servirte de mucho parar inspirarte o para ayudarte a moldear alguna idea que quizá ya tengas en mente y hasta ahora no hayas sabido como darle la vuelta.

El emprendimiento requiere de pasión, esto es un hecho. Los emprendedores necesitan tener dentro de si un pequeño fuego, el de la inconformidad y ganas de superarse a sí mismos. Es por eso que se atreven a salir de su zona de confort y de los estándares tradicionales para perseguir sus sueños, por más difícil que el camino pueda ser.

Muchas veces este fuego existe dentro de las personas, pero es en forma de una pequeña chispa que no tiene muy clara su objetivo. Si en este momento tú te encuentras de esa forma y a pesar de querer emprender, tener la disposición y el impulso para hacerlo, todavía no has decidido el tipo de negocio en el cual invertirás tus recursos, mira a continuación algunas claves que te ayudarán a decidir:

  • Elige una industria en la que tengas cierta experiencia positiva. Ser emprendedor de por sí ya es difícil, imagínate sumarle a eso la presión de tener que aprender acerca de algo en lo cual no tienes nada de experiencia.

Tendrías que obligarte a aprender por partida doble, lo que hace el proceso aun más difícil de lo que sería en caso de que eligieras incursionar en una industria en la cual ya tienes algo de conocimiento. Además, al ser algo que ya manejas tendrás la oportunidad de gozar de una visión más amplia al respecto para proponer ideas interesantes e innovadoras.

  • Estudia el mercado para saber qué le hace falta. Cuando tengas una idea en mente que sospeches que pueda funcionar, no dejes pasar el hecho de conocer el mercado, la competencia que tendría y quienes serían esas personas que verán su idea satisfecha una vez que tu producto y/o servicio exista.

Este es uno de los puntos donde fallan muchos emprendedores porque en su mente la idea luce genial y se atreven a llevarla a cabo sin pasar por los filtros del mercado, el cual al fin y al cabo es el que decide que toma y qué deshecha.

Una marca sin mercado, sin clientes tiene sus días contados, por eso en este punto no puedes dejarte llevar completamente por lo que tú creas acerca de tu idea de negocio, sino también por lo que tus potenciales clientes pensarán de ella ¿Les agradará? ¿Lo consumirían? ¿O se tratará de otra idea genial que no puede mantenerse en pie por “falta de mercado”?

  • Piensa en lo que se requiere para que el negocio que tengas en mente pueda ser rentable. Esto es muy importante ya que a partir de ahí sabrás cuáles son los pasos que debes dar para sacar el negocio adelante. En este punto puedes que cambies el modelo, pero mantengas el producto y/o servicio, o viceversa.

En caso de que no tengas conocimiento acerca de este punto, no tengas vergüenza o miedo de contactarte con alguien que sí tenga experiencia en el área. Las asesorías o consultorías pueden ser muy útiles si usas tu capacidad de aprender de las experiencias de otras personas.

  • ¿Estás buscando un tipo de negocio innovador? Si la respuesta a esto es que no, piensa que entrarás en un mercado donde la competencia ya te lleva mucha ventaja, por eso, la mejor manera en la que puedes entrar es ofreciendo algo distinto y fresco.

De esta forma lograrás que tus potenciales clientes volteen a mirarte en vez de seguir con sus vidas tal y como estaban antes de que entraras en el mercado, si lo que tienes en mente no es lo suficientemente innovador, ¿Cómo podrías hacerlo diferente?

  • Investiga y no pares de prepararte. Toda la información que necesitas conocer probablemente no la tengas en tu poder aun, por eso es necesario que investigues para que puedas tomar decisiones bien fundamentadas.

La preparación también es un área que no puedes dejar de lado ya que será vital para que puedas descubrir nuevas maneras de seguir mejorando y de mantenerte actualizado con las últimas tendencias que surgen.

Además de todo esto, cuando ya tengas la idea un poco más clara te invitamos a que te hagas estas 5 preguntas que te ayudarán a descubrir el potencial del emprendimiento que tienes en mente.

Sobre el Autor:

Soy Andrés Gananci, un emprendedor y aventurero apasionado de la vida. Fundé mi primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigo viajando por el mundo mientras trabajo desde casa.

Editor de gananci.com

También puedes encontrarme en Facebook y Gmail