Aunque no todos lo reconozcan, casi todos nosotros andamos siempre buscando nuevas maneras de aumentar nuestros ingresos, ya sea con nuevas ideas de negocio o potenciando los que ya tenemos entre manos. Pero una de las mejores maneras de rentabilizar nuestra actividad se basa en un modelo que ha existido desde hace años, pero que se ha reinventado gracias a la aparición de las nuevas tecnologías.

Nos referimos de laGestión de Relaciones con el Cliente’, o como muchas veces lo verás mencionado, Client Relationship Management (CRM por sus siglas en inglés). Este concepto hace referencia al seguimiento por parte de una empresa del ciclo de vida de un cliente; desde el momento previo de la venta, hasta el momento después de la misma.

Para entender mejor el concepto, recordemos el conocido término de embudo de marketing, que describe las fases por las que pasa un cliente con relación a cierto producto provisto por la empresa de manera consecutiva: atraer al potencial cliente, convertirlo en cliente real, cerrar la transacción, y por último, haber generado una relación de tal calidad que el cliente desee repetir la experiencia.

Pero, ¿por dónde empezar?

Primero, es importante conocer qué métodos son los que ayudan a gestionar las relaciones con el cliente. Actualmente, el CRM se lleva a cabo a través de plataformas digitales que controlan la relación de cualquier miembro del equipo con un comprador, realizan un seguimiento de la fase en la que se encuentra el cliente con respecto al producto o servicio a vender, y en definitiva, facilitan al gestor llevar un control exhaustivo del estado de ventas y del servicio al cliente por parte de su empresa.

¿Qué tareas lleva a cabo exactamente una herramienta de CRM?

Como ya hemos dicho, la gestión de relaciones con el cliente se lleva a cabo actualmente a través de plataformas o softwares de asistencia que ayudan no sólo a llevar un seguimiento de cierta transacción con respecto al cliente, sino que permiten realizar una segmentación de los clientes.

Esto facilita y rentabiliza la tarea de crear estrategias de marketing, ya que éstas irán enfocadas a un perfil de comprador muy concreto, obteniendo así un notable incremento de ventas y una mayor satisfacción del cliente, generando una mayor probabilidad de que el comprador de vuelva “leal al producto”.

Entonces, ¿qué herramientas puedo utilizar para gestionar la relación con los clientes de la mejor manera posible?

Como ejemplo de software de gestión de relaciones con el cliente puedes encontrar aquí  una aplicación que te ayudará a gestionar las tareas que deben llevar a cabo los comerciales y que además provee de herramientas de análisis de datos y elaboración de informes, para así ahorrar tiempo en tareas que pueden ser fácilmente automatizadas.

Aprovecha las nuevas tecnologías y mejora tu estrategia de marketing de cara al cliente. Si tus clientes están satisfechos y ven que son importantes para tu empresa, volverán a ti. El comprador gana y tú, como emprendedor, también.

 

COMENTARIOS