Actualmente, la manera en que concebimos las empresas ha cambiado, el panorama empresarial ya no es el que era, y las grandes empresas no empiezan en grandes naves industriales si no en garajes destartalados.

En todas las start-ups (la palabra popular con la que se definen a las nuevas pequeñas empresas con gran proyección de futuro) empiezan normalmente en un ordenador, ofreciendo sus servicios de manera online.

Pero no es oro todo lo que reluce, y aunque el capital inicial podemos encontrarlo en comparadores como Credy24 buscando de manera fácil los mejores préstamos en línea según nuestras necesidades, eso solo es la parte sencilla.

La parte compleja es crear algo sostenible no sólo a corto plazo si no a largo plazo, debemos hacer un estudio de mercado (para lo cual necesitamos saber exactamente lo que vamos a vender), tenemos que dar con el modelo de negocio más acertado, encontrar los mejores proveedores (más bien los mejores en relación calidad/precio).

De entrada, crear una empresa es algo arriesgado, pero si eres una persona con una gran motivación, constante y persistente, te presentamos algunos consejos que te pueden allanar el camino del nacimiento de tu empresa:

-Los proveedores son la pieza clave: si no vamos a ser los fabricantes de nuestro producto, debemos elegir que fabricante va a crear nuestro producto.

Un buen primer paso sería encontrar un fabricante que fabrique el producto que queremos, y lo segundo, que sea el más eficaz.

Tenemos que tener en cuenta el producto que vamos a ofrecer a nuestro a cliente pero también qué margen de beneficio nos da, pues este producto deberemos personalizarlo y, lo más importante, distribuirlo, es decir, hacerlo llegar al cliente, y todo eso son gastos añadidos.

Una buena idea para hacernos a la idea de la calidad que busca la gente es buscar en webs conocidas los productos más vendidos dentro de la categoría en la que nos vamos a mover.

Aduanas: encontrados los proveedores posibles, debemos informarnos sobre los costes extra que pueden suponer las posibles aduanas (en el caso que el fabricante sea de fuera de nuestro país e incluso continente).

El proveedor más barato puede convertirse en el más caro al pasar por la aduana.

-Elaboración de tienda Online: si no tenemos los conocimientos informáticos suficientes (y no, una tienda online no es una página web al uso), deberemos contactar con un experto.

Un proveedor de servicios tecnológicos cobra entre 1.500 – 2.000 euros por montar una tienda online a partir de una plantilla de calidad (estilo Prestashop, una solución contrastada), con un diseño mínimo, funcional para un proyecto común y darte algo de formación.

Descarga Gratis Este Libro

La Información contenido en esta guía te servirá como una herramienta para ayudarte a elegir el modelo de negocios para tu idea a través de un enfoque claro, visual e intuitivo.

Hidden Content

Eso no incluye seguimiento del negocio. Y tampoco el mantenimiento, que se abonarían a parte. Para saber si lo que estamos pagando es caro o no, una buena manera de saberlo es divide el total de la inversión que vamos a hacer entre 40 euros la hora (el precio medio que suelen cobrar estos profesionales) y sabremos las horas que va a dedicar a nuestro proyecto.

Autor invitado: Manuel Garrote Franco